“Ha sido el mercado de la maduración y la paciencia. Estamos satisfechos”

Después de una campaña tan particular como la 19-20 tras lo vivido en el dramático 2020 para toda la humanidad, el Eibar se puso manos a la obra para completar una plantilla más compensada para un ejercicio 20-21 sobrecargado, dado que hay menos semanas para disputar los mismos partidos de todas las competiciones. “Ha habido siete altas, contando la renovación de Pedro, el fichaje en propiedad de Kadzior, y las cinco cesiones, las de Recio, Muto, Kevin, Pozo y Bryan Gil. Tenemos una plantilla de 25 jugadores, que nos hace tener todas las fichas ocupadas, con una media de edad de 28,32 años, y con posiciones donde doblamos e incluso triplicamos jugadores. Es la plantilla más amplia de nuestra historia”, explicó Fran Garagarza después de cerrar el mercado.

El director deportivo armero no ocultó que ha sido un periodo de fichajes algo distinto. “Este ha sido el mercado de la maduración, el de la paciencia. Está claro que hay que convivir y adaptarse a una nueva realidad, y en se sentido entendemos que ha sido un mercado positivo. Ha habido una caída de ingresos en el Club, y hemos tenido que trabajar mucho con pico y pala. Ha sido un mercado muy largo, con cinco jornadas con el mercado en marcha, y muchas cosas se han cerrado en el tramo final. Ha habido mucha competencia entre clubes por un mismo objetivo, una dificultad económica para poder hacer ventas y que éstas permitieran compras. Creo que esa paciencia que hemos tenido nos hace sentirnos satisfechos”.

Garagarza agradeció el esfuerzo del club y reconoció que hubo que tener más paciencia que otras veces. «Hemos manejado un presupuesto en el que el Consejo ha hecho un gran esfuerzo. Con la caída de ingresos que ha habido, ese esfuerzo que se ha hecho es grande, y creo que hemos logrado los jugadores que queríamos. El matiz respecto a otros mercados puede ser que no ha habido ventas. La propia situación nos ha llevado a eso, ha habido muy poca venta en el mercado interno. Se ha movido más a otras ligas, pero aquí no ha habido grandes movimientos. Ha habido más tensión y más estrés, pero también he disfrutado. El mercado no lo marca lo que uno quiere. Ha habido momentos en los que el Eibar había hecho el planteamiento, pero donde dependíamos de otros. Esa impaciencia que podía haber en un momento puntual era porque una llegada no dependía de nosotros. El Eibar sí ha hecho movimientos rápidos», explicó.

De hecho, detalló alguna de las llegadas más ilusionares del club. «Monchi ya sabía hace tiempo  que queríamos a Pozo y Bryan Gil, pero lógicamente el Sevilla también tenía que hacer sus movimientos y esperar a conocer si se podían llegar a dar o no. Esa sensación de andar tarde era porque había que esperar a la otra parte, debíamos tener un feedback. Ahí sí hemos tenido que reflexionar sobre cuánto se podía esperar, qué plan B había, en qué condiciones…. Ese ha sido el trabajo que hemos tenido que hacer entre mucha gente. Hemos insistido mucho, hemos estado muy encima en todo momento, pero la realidad es que muchas veces no depende de ti”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *